Featured image

Por Dannha Gresh Creadora de Chica Verdadera

¿Entiende tu hija correctamente el significado de ser cristiana? Mientras escribia Las Mentiras que las niñas creen: y la verdad que las hacen libres, encuesté a más de 1,500 chicas que crecieron en un hogar y ambiente cristiano. Quedé alarmada por el número de chicas que pensaban ser cristianas, pero no podían comunicar claramente cómo hacerse cristiano según la Biblia. 

El veintidós por ciento de las chicas que dicen ser Cristianas, no sabian cómo se llega a ser creyente.

La mayoría de chicas que crecieron en un ambiente cristiano se consideraban creyentes, pero solamente un sesenta y nueve por ciento tenian la capacidad de describir bíblicamente cómo se llega a ser creyente. El veintidós por ciento que se autoproclaman chicas “cristianas”, entre 7 y 12 años, afirmaban cosas como: “soy cristiana porque voy a la iglesia”,  “ soy cristiana porque mis padres lo son”, ”soy cristiana porque siempre lo he sido”.

Esta puede ser una mentira mortal. Una niña puede crecer con esa mentira incrustada en su corazón. Puede creer que es cristiana cuando en realidad nunca ha rendido su vida a Cristo ni ha comenzado a tener una experiencia auténtica y transformadora que dé fruto como evidencia de su salvación.

Aquí hay tres preguntas importantes que le puedes hacer a tu hija mientras hablan acerca de su fe. Espero que estas inicien una hermosa conversación que resulte en una verdadera rendición a Cristo o en la comprensión de lo que significa ser cristiano.

 Pregunta #1: ¿ Qué significa ser cristiano? 

Pregúntale a tu hija, ¿Qué significa ser cristiano? Su respuesta debería incluir un entendimiento básico del pecado. Debería reconocer que ha pecado y demostrar algo de tristeza o arrepentimiento al respecto. La Biblia nos dice: “Todos han pecado” (Romanos 3:23). Y nos dice que hay un pago por el pecado: la muerte (Romanos 6:23). 

Después debería verbalizar que el precio de su pecado ya ha sido pagado en la cruz por Jesucristo ( Juan 3:16). Si ella entiende estas dos cosas y ha confesado con su boca que Jesús es su Señor (Rom. 10:9), tiene un entendimiento bíblico de lo que significa esgoger ser cristiana. 

Los niños pueden tener una auténtica relación con Jesucristo desde temprana edad. Yo entregué mi corazón a Cristo cuando tenía menos de 5 años de edad. No tengo muchos recuerdos de esa etapa de mi vida. De hecho, creo que no tengo ninguno. Apenas tengo recuerdos sobre el preescolar a las 5 años. Pero recuerdo claramente el día que le pedí a Jesús que fuera el Señor de mi vida. Recuerdo la grieta en el pavimento, el aroma de dos árboles de pino a mis costados, el césped frente a mi y una pequeña bandera Americana en el jardín. Recuerdo vívidos detalles. Creo que es un regalo que Dios me dio para autenticar mi experiencia. 

Que tu hija tenga memoria de su primer encuentro con Cristo es una parte muy importante en su proceso de llegarle a conocer y crecer en Él. Y eso me lleva a la siguiente pregunta. 

Pregunta #2: ¿Recuerdas cuándo tomaste esta decisión?

Creo que es vital que nuestros hijos recuerden su encuentro con Cristo.  Pregúntale a tu hija si lo recuerda . Si ella dice que “si”, pídele que te cuente la historia. Es bueno recordar nuestro testimonio y compartir cómo Dios nos ha traído a conocer a Su Hijo, Jesús. De hecho, te animo a que tomes un tiempo para celebrar esa memoria; comanse un postre o un pedazo de pastel antes de la cena. Este recuerdo es especial y precioso, y vale la pena tomarlo en cuenta.

¿Qué pasa si ella no lo recuerda? Talvez recuerdes haberte puesto de rodillas con ella en su habitación cuando tenía 5 años, o el haber orado con ella en algún evento de la iglesia cuando tenía 6 años. Pero ahora tiene 12 y es posible que no recuerde ese encuentro. Diría que, si ella no lo recuerda, entonces quizá no fue tan significante en su vida como lo fue en la tuya. Dale el espacio para que reconozca que no recuerda lo que tu si, y para tener su propio encuentro autentico. He visto mamás haciendo esto, y el fruto de su paciencia ha sido hermoso; sus hijas tomaron la memorable decisión de seguir a Cristo en su adolescencia y más allá.

Pregunta #3: ¿Qué acciones, actitudes, y creencias existen en tu vida como evidencia de que Jesús es tu Señor? 

Cuando tomamos la decisión de seguir a Jesús, significa precisamente eso. Él nos guía, nosotros le seguimos. Esto produce fruto en nuestra vida. (“fruto” es la palabra que la biblia usa, asi que yo también la estaré usando).  Esta se refiere al fruto del Espíritu en el libro de Gálatas. Cosas como “templanza”, “mansedumbre”, “paciencia”, “amor”, “gozo”, y “paz”. Cuando rendimos nuestras vidas a Jesús, él nos da el regalo del Espíritu Santo. La presencia del Espíritu nos hace más amables, más pacientes y dispuestas a servir a otros. Me doy cuenta que necesito tiempo para leer la Biblia y un tiempo de oración matutino para poder mostrar esto, aunque es el Espíritu mismo quien produce en nosotros el hambre para leer su Palabra y orar. Por su puesto que el fruto fluye y decae en nuestras vidas a medida que nuestra carne y espíritu luchan dentro de nosotros. Tu hija no será una cristiana perfecta. Pero, debes hacerte esta pregunta a ti misma: ¿Sí no hay evidencia del fruto del Espíritu en la vida de mi hija, su decisión de seguir a Cristo fue auténtica?

No hay una gran comisión juvenil. No hay un Espíritu Santo juvenil. No hay salvación juvenil . No hay discipulado juvenil. Una vez tu hija llegue a conocer a Cristo, es hora de que comience a leer la Biblia, a orar y a compartir el Evangelio con sus amistades. Estas cosas son el resultado de la presencia del Espíritu de Dios dentro de nosotros.

Espero que tomes el tiempo para hacerle estas tres preguntas a tu hija pre adolescente. Una madre descubrió que su hija no estaba realmente segura de lo que significaba ser cristiana. También esta reveló un verdadero deseo de llegar a serlo, y trsiteza por su pecado. En ese mismo momento, la madre pudo guiarla en una oración para comenzar su relación con Dios. Cuando oraron, Dios le regaló el Espíritu Santo. Y yo oro que esta mamá esté viendo evidencia de su salvación.

Quizá hacerle estas preguntas a tu hija te llevará a esta otra: ¿Está lista para seguir a Jesús? Si es así, ¡déjala! Realmente creo que la Biblia enseña que los niños son totalmente capaces de decidir si quieren seguir a Jesús. Jesús dijo: “dejad que los niños vengan a mí”. Entonces, ¡no se los impidamos!

Algo alarmante que una mamá me dijo recientemente fue esto: “Mi hija quiere tomar la decisión de seguir a Jesús, pero le dije que no tiene la edad suficiente”.

Mientras hablaba con esta madre, me parecia que su hija- quien creo tenía entre once y doce años, realmente entendía la fe cristiana y estaba consciente de su pecado y ansiosa por seguir a Jesús. Pero la madre realmente creía que su hija necesitaba tener “al menos catorce” para entenderlo todo. Eso no es bíblico.

No creas la mentira de que los niños no pueden venir a Cristo. ¡Jesús dice que pueden! Él dijo: “vengan a mí”.

 Asegurémonos que sea auténtico. 

Biografia del autor 

Dannah Gresh  es la fundadora de Chica Verdaderas (anteriormente Chicas en Pura Libertad), un ministerio que acerca a madres e hijas más a Jesús y las acerca entre ellas. Chica verdadera  ofrece experiencias de conexión a través de libros, estudios bíblicos en línea y eventos en vivo. Puede obtener más información sobre ella en dannahgresh.com.