5 maneras de construir una relación fuerte con tu hija

Comunicación, Relaciones

Por Laura Booz  

Cada vez que escucho la canción de Nichole Nordeman “Slow Down”, lloro con lágrimas de mamá. Nordeman le canta “Slow down” a su hijo que, como todos los niños, parece estar creciendo demasiado rápido. Es hermosa, nostálgica y desgarradora. (¿Has visto el video musical? ¡Prepara los pañuelos!)  

El coro dice así:   Ve más despacio
¿No te quedarás aquí un minuto más?
Sé que quieres cruzar la puerta
Pero todo es demasiado rápido
Hagamos que dure un poco
Señalé el cielo y ahora quieres volar
Soy tu mayor fan
Espero que sepas que lo soy
¿Pero crees que puedes de alguna manera ir más despacio?

¿Te identificas? Esta canción me emociona porque mi hija de once años está creciendo rápidamente. Su cabello rubio rizado se ha transformado en un cabello largo y liso. Ella hace toda su tarea de matemáticas por su cuenta. Ella hace amigos y tiene planes y piensa profundamente en Dios. Ella está en una maravillosa temporada de vida!   Dicen que cuando nuestras niñas están en la escuela primaria, están en la Edad de Oro de la Infancia. Crecen y aprenden, juegan y exploran, andan en bicicleta y miran las estrellas. Para ser honesta, en esta temporada de la vida, mi pre adolescente es fácil para mí, lo que, lamentablemente, hace que sea fácil pasarla por alto.   Estoy seguro de que mi hija quiere que disfrute de su infancia, que esté presente y que me conecte con ella, pero a menudo mi lista de tareas u otras relaciones exigentes me consumen. Estoy ocupado atendiendo a la tiranía de lo urgente. En nuestra familia de ocho, el bebé, el niño pequeño y el adolescente toman la mayor parte de mi energía, concentración y tiempo. Agregue a ese trabajo y ministerio, sin mencionar la salud personal, y tiene días que pasan sin que yo me conecte con mi hija. Pero mi llamado a discipularla, abrazarla y amarla es tan urgente como todo lo demás. Quiero prestar atención al consejo de las ancianas que nos detienen en la tienda de comestibles y dicen: “¡Aprovéchala!”. Quiero notar la presencia de mi pre adolescente, abrazarla y pasar tiempo con ella. Puede que esté creciendo rápidamente, pero para ser honesto, soy yo quien necesita reducir la velocidad.

Yo soy la que necesita reducir la velocidad y hacerlo durar  

Dios se preocupa por las madres demasiado comprometidas, distraídas y ocupadas. Nos dará la misericordia, sabiduría y ayuda que necesitamos para atesorar e invertir en nuestras dulces chicas aquí y ahora. Hoy, comparto un puñado de formas en las que intento conectarme con mi hija todos los días. Quizás pueda probarlos, dígame qué piensan y compartan sus propias ideas en los comentarios. ¡Me encantaría aprender de ti! “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.” Santiago 1:17

Aquí hay cinco formas posibles de aprovechar al máximo la edad de oro de la infancia de su hija.

  1. Da gracias a Dios por los momentos especiales de tu preadolescente. A veces, confío en las redes sociales para validar mis recuerdos, como si publicar una cita o una foto agregara permanencia y significado eterno a las cosas que quiero conservar para siempre. Sin embargo, estoy aprendiendo que solo Dios es la fuente de permanencia y significado. He comenzado a registrar mis recuerdos con Él a través de la gratitud. Cuando veo en mi hija algo que es hermoso, encantador, gracioso o inspirador, lo atesoro en mi corazón y le agradezco a Dios por ello. La gratitud desacelera los momentos y garantiza que incluso cuando estos preciosos momentos se me escapen de los dedos, caigan directamente en las manos de Dios, donde nunca desaparecerán.
  2. Sonríele a tu preadolescente. “Este es el día que hizo Jehová; Nos gozaremos y alegraremos en él ”. Salmo 118:24. Creo en el poder de la sonrisa. ¡Tu hermosa sonrisa te conectará con tu hija de una manera milagrosa! Incluso si ella está ocupada entrando por la puerta de la escuela y regresando de la práctica de fútbol, ​​te conectarás con ella a través de tu sonrisa. Sonríele a ella en la mañana. Sonríele cuando entra a una habitación. Sonríele cuando cuentas un chiste, actúa como si tuviera 5 años o actúa como si tuviera 25. Tu sonrisa es una de las formas más poderosas de demostrarle que tiene un valor, integridad y valor infinito. Le mostrará que te deleitas en ella.
  3. Escucha a tu preadolescente. Ya sea que tu hija esté luchando con problemas complicados o tenga suerte de no tenerlos, mírala a los ojos y presta atención cuando le estés hablando. Escucha con todo tu corazón sus sueños para el futuro o sus sueños de la noche anterior que no tienen ningún sentido. Apóyala en la conversación haciendo preguntas que demuestren que estás interesada, pero sobre todo demuéstrale que estás contenta de escucharla.
  4. Comparte una experiencia con tu preadolescente Empuja hacia atrás contra la tiranía de lo urgente y busque oportunidades para compartir una experiencia con su hija adolescente. No tienes que comprar entradas para un concierto costoso o llevarla a un resort por el fin de semana: simplemente aprovecha las pequeñas oportunidades que suman a una buena relación.
  • Cuando abras la despensa para tomar un trozo de chocolate, toma dos y dale uno a tu chica. Siéntense juntas y saboreen el dulce regalo.
  • Cuando estés haciendo una diligencia, pídale que la acompañe para que puedas escuchar el tipo de música que a ella le gusta.
  • Cuando hayas aprendido algo de la Palabra de Dios, compártelo con ella en la mesa del desayuno o en una pequeña nota.
  • Pídale que se una a su caminata matutina. Enséñele su vista favorita o muéstrele la casa en el vecindario que despierta su curiosidad.

5. Descansa con tu preadolescente. Las relaciones tienen raíces profundas en los momentos lentos de la vida que no tienen una agenda o una necesidad de realización. Atesora los momentos en que tú y tu chica pueden acostarse lado a lado sobre la cama. Tomen una manta y recuéstense boca arriba mirando las estrellas. Cuando esté masticando lentamente su tostada y mirando por la ventana, tome la iniciativa y déjese merodear en la mesa del desayuno por unos preciosos momentos antes de abordar su lista de tareas pendientes. Las chicas adolescentes son muy buenas para descansar, crear, jugar, bailar, soñar despiertas. Cuando notes que tu hija está haciendo algo de esto, únete.

Que Dios nos abra puertas de oportunidades para que tú y yo atesoremos a nuestras hijas esta semana. Será dulce para nuestras almas, y será una imagen del amor de Dios por ellas. ¡Que gran regalo!

Si está buscando otra forma de construir una relación con tu hija participa del Tour la fiesta púrpura de Dannah Gresh. Es una experiencia de conexión madre-hija basada en la fe. Este evento de 2 horas y media presenta un desfile de modas que se enfoca en la modestia y la verdadera belleza, enseñanzas profundas de la Biblia, adoración en vivo con Arisa Vargas e historias que ayudan a las niñas de 7 a 14 años a abrazar su identidad en Cristo, la verdadera belleza y la modestia. Increíbles esculturas de globos y tiempos de conversación madre/hija hacen que la noche sea inolvidable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *