Featured image

Mi amiga Mendy, una atea devota, tenía un interés creciente en Jesús hasta el día en que llegó a casa desde la escuela secundaria con su cabello recogido y un poco de maquillaje en la cara. Ella y una amiga se habían escabullido al baño para un cambio de imagen a la hora del almuerzo. Muy orgullosa de su nueva imagen, Mendy se dirigió a su casa después de la escuela, emocionada por revelar su estilo de chica grande a su madre. En lugar de la aprobación que ansiaba la jovencita, su madre, una devota miembro de una iglesia que aún no permite que las mujeres expresen su belleza a través de la moda, el maquillaje o el peinado, le dió una charla sobre los males de la belleza mundana mientras limpiaba el maquillaje de la cara de su hija.

¿Puedes decir “legalismo”?
 

En los últimos años, la iglesia de mi infancia construyó una hermosa instalación nueva. La ordenanza de la ciudad requería una línea de árboles en el borde de la propiedad para mantenerla natural. El único problema: ya había una línea de árboles recién plantados allí. Fue plantada por un granjero para proteger su privacidad. Obviamente, asumimos que esos árboles harían el trabajo, pero no fue así. La ciudad quería que NOSOTROS plantáramos una fila y no permitirían que nuestra propiedad pasara la inspección hasta que lo hiciéramos. Entonces, plantamos una hilera de árboles dentro de la hilera de árboles. Me informaron que eventualmente las raíces de esos árboles se estrangularían entre sí, porque estaban plantadas muy cerca. La misma línea de pensamiento estranguló directamente la pasión espiritual de mi amiga Mendy.

El legalismo es la adhesión obsesiva a las escrituras, a menudo a expensas del espíritu.

Se podría argumentar que la palabra “espíritu” se refiere a la intención de la ley, pero también al corazón del niño. Verá, una mejor definición para el legalismo podría ser “Adherir a las reglas para ganar favor con Dios o el hombre haciendo ciertas cosas y dejando de hacer otras, sin preocuparse por el corazón”. Tal vez es por eso que Jesús tuvo más conflictos con los legalistas de aquellos días que con los pecadores. ¡Él quiere nuestros corazones! Y Él quiere los corazones de nuestros hijos.

Aquí hay algunas sugerencias para evitar plantar raíces en el espíritu de tu hijo que estrangulen y maten exactamente lo que estás tratando de cultivar: el amor por Cristo.

Enfatice la relación con Dios (y con usted) cuando presente reglas familiares.

Antes de que Pablo tuviese un encuentro con Cristo en el camino a Damasco, él se encontraba fijado en las reglas. Era un buen hombre y un líder religioso celoso cuyo lenguaje por la justicia se basaba en seguir las reglas. De repente, se encontró con Jesús. Y su corazón fue ganado. El mundo nunca sería igual.

No seas un padre consumido con las reglas y débil en la relación. Como padres, Bob y yo realmente intentamos proporcionar mensajes de crianza positivos, en lugar de reglas excesivas, especialmente cuando sentimos que uno de nuestros hijos presionaba en contra de nuestras preferencias. Así que, cuando nuestra hija, en su octavo grado, solicitó asistir a una fiesta con el elenco a media noche después de una obra en la que ella había participado, nos preocupaba que ella estuviera saliendo con chicos de secundaria que eran mucho más maduros que ella. Pero en lugar de decir que no, la respuesta fue relacional: “Claro, mamá vendrá contigo ya que es muy tarde”. Dijimos que sí a todo lo que pudimos, para que cuando tuviéramos que hacer cumplir la ley de Dios, esta se destacase como importante.

Cuando no estés tratando con un mandamiento de Dios, asegúrate de no confundir a tus hijos. Llámalos “preferencias familiares”.

No hay lugar en las Escrituras que diga que su preadolescente no puede tener un teléfono inteligente, escuchar a Taylor Swift o usar maquillaje y ciertos peinados. Hay Escrituras que hacen que esas decisiones sean defendibles como “preferencias familiares”. Así que llámelas y así. (Swift hace algunas canciones dulces. Los teléfonos inteligentes no son malos cuando se usan con cuidado. Un poco de maquillaje ligero puede cubrir imperfecciones y crear una apariencia saludable). No deje espacio para el legalismo. Reglas sin relación causan rebelión.

A mis hijas nunca les gustaron nuestras preferencias familiares sobre la vestimenta y la modestia, a pesar de que les enseñamos por qué las elegimos según la enseñanza bíblica. (Admitámoslo: algunas de esas faldas cortas son súper lindas). Ahora, no hay un solo versículo de la Biblia que te diga con exactitud que tan larga debe ser tu falda. Mientras tomamos el corazón de estas preferencias familiares de la enseñanza bíblica, tuvimos que admitir que la regla de “no faldas mini” eran de mamá y papá. Nuestras hijas presionaron y usaron la relación que habíamos enfatizado para discutir sus pensamientos. De hecho, modificamos nuestra regla a “no faldas mini sin leggings debajo”. ¡Imagina mi sorpresa cuando escuché a una de mis hijas, ahora de 22 años, recomendarle a una jovencita que abrazara la modestia! Ella abrazó nuestra preferencia bíblica por la modestia porque la presentamos con una enseñanza y conversación relacional, no con reglas rígidas.

Colóquelos en relaciones, eventos y comunidades donde prueben la riqueza de la relación con Cristo.

Amo este versículo del libro de Efesios: “Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en los reinos celestiales con cada bendición espiritual en Cristo”. (Efesios 1: 3) Es una Herencia familiar como ninguna otra. Pablo nos está enseñando que todo lo que es de Cristo es mío cuando estoy “en Cristo”. Pablo ahora estaba tan consumido por la bondad de Jesucristo, no en la consumidora tarea de cumplir la ley. ¿Ves la diferencia? Esta es la clave para superar el deseo de encontrar nuestro valor en las medidas del mundo. Cuando probamos a Cristo en un verdadero sentido, ya no tenemos hambre del mundo y sus costumbres.

Cuando nuestro primogénito se convirtió en un estudiante de secundaria, lo conectamos intencionalmente con el Pastor Don, un líder juvenil que hizo que la comunidad cristiana ganara a muchos a través de la relación. (Por ejemplo, él y todos los niños del grupo de jóvenes se afeitaron la cabeza juntos en honor a uno de los niños que luchaba contra el cáncer). Mi esposo le preguntó audazmente si podría invertir tiempo en el corazón de nuestro hijo, modelando una pasión por Jesús. Queríamos que se divirtieran “en Cristo” para que ellos desearan medir sus vidas por medio de Él. Hoy, mi hijo de 27 años de edad ahora se desempeña como líder juvenil, en parte debido al impacto que Don tuvo en su vida.

No te equivoques, tu hijo se verá tentado a usar la vara de medición incorrecta. ¿No luchas de vez en cuando en comparación con tus amigas perfectas en Pinterest y tus amigas “bloggeras”? ¿O tal vez como papá te comparas con los campeones deportivos? Tu hijo también se enfrentará a la tentación de compararse con algunos de estos modelos. Y tú también lo harás. Pero, ¿qué te hace retroceder? ¿Es una regla? ¿O es un encuentro apasionado que has tenido con alguien que está tan lleno de Jesús al que realmente si quieres parecerte?

Sé esa persona para tus hijos. Deja que el amor se desborde en tu relación con ellos.

Una gran manera de fortalecer tu relación con tu hija es participando del Tour la fiesta púrpura de Dannah Gresh. Es una experiencia de conexión madre-hija basada en la fe. Este evento de 2 horas y media presenta un desfile de modas que se enfoca en la modestia y la verdadera belleza, enseñanzas bíblicas profundas, adoración en vivo con Arisa Vargas e historias que ayudan a las niñas de 7 a 14 años a abrazar su identidad en Cristo, la verdadera belleza y la modestia. Increíbles esculturas de globos y tiempos de conversación madre/hija hacen que la noche sea inolvidable.