Guía para padres: Tiempo de calidad

Guía para papá

Hola padres de chicas verdaderas! 

¡Ya es hora de que te ofrezcamos algunos consejos! Imaginamos que tienes unas cuantas preguntas sobre tu hija, cómo “¿será de otro planeta?” En esta serie de blogs, Bob Gresh, autor de “8 Citas para padres e hijas”, responderá algunas de las preguntas más frecuentes que reciben los papás. 

¿Cómo puedo pasar tiempo de calidad con mi hija si realmente no tengo mucho tiempo?

El Pew Research Center realizó la “Encuesta sobre el uso del tiempo en Estados Unidos en 2012” y descubrió que los padres pasan 7 horas con sus hijos por semana; gran parte de ese tiempo involucra tecnología (lo que significa que estás estacionado frente al televisor o la computadora). ¿Esto te confrontó? ¡Hay que hacer tiempo! Simple como eso. ¡Ella te necesita! Sí, el trabajo y las responsabilidades son parte importante y necesaria de la vida. Sin embargo, si tu hija siente que el trabajo es más importante para tí que ella, podría ser un buen momento para reevaluar tu agenda y tus prioridades. Preguntalé. ¡Te reto!

Considera cuándo realmente tienes tiempo para estar completamente enfocado en ella. Separa ese tiempo y planifique actividades o eventos intencionales y colóquelos en su calendario con anticipación. Es tan fácil envolverse en el trabajo, la actividad y el plato completo que acompaña a la paternidad, que olvidamos cómo frenar, divertirnos y disfrutar de la vida. Guarde su computadora, apague su teléfono celular y esté con ella de verdad. Incluso si no puedes tener la cantidad de tiempo que deseas con tu hija, asegúrate de que el tiempo que pases sea tiempo de calidad.

Aproveche el tiempo, la energía y los recursos que tiene, reavive su creatividad y póngase en contacto con el niño que está dentro de usted. Capitalice los intereses de ella. Haz lo que sabes que ella disfrutaría. Tal vez deberías ir a acampar o pescar un fin de semana. ¿Tienes mañanas libres? Llévala a desayunar una vez a la semana antes de que empiecen las clases y comiences a trabajar. No recordará la fecha límite que tenías, ni la reunión decisiva en la que estabas estresado, pero recordará los momentos intencionales en que hiciste de ella tu único enfoque y prioridad. Ella simplemente te necesita. Todos de ti. Tu enfoque, energía y atención. Haga el tiempo. Cuando tenga 18 años y salga de su camino de entrada a la universidad, desearás haber tenido más.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *