Featured image

Por Dannah Gresh, creadora de Chica verdadera

¡La reacción cultural contra el concepto de modestia nunca ha sido mayor! Los medios de comunicación seculares no solo toman puñaladas por el movimiento de la modestia cristiana que afirma que hay “víctimas ocultas”, sino que los medios de comunicación cristianos también han disparado.

En los últimos meses, una de las “cristianas” que afirman que el movimiento de modestia es perjudicial para el desarrollo de las niñas, nos pidió tener acceso a nuestro evento de Chica verdadera. Y le dijimos que “sí”. Ella vino armada para la batalla con la intención de escribir otro blog crítico y tuitear cada detalle de lo que hicimos para dañar a las niñas. Al final de la noche, sus peores tweets incluyeron quejas sobre la cantidad de rosa a la que estuvo expuesta en nuestro evento (por lo que esta temporada hemos añadido azul) y que habían demasiados gritos (todavía hay muchos gritos). En el intermedio, sin motivo alguno para disparar sus críticas, se fue. Su último tweet fue este:

“En lo que respecta a los ministerios de modestia, este es uno de los mejores”.

Algunas enseñanzas y movimientos de modestia son muy dañinos. ¡Pero déjame decirte cómo puedes usarlos para bien con tu hija!

1.) Empiece temprano a enviar mensajes claros sobre la ropa y no sobre su cuerpo. Una de las razones por las que recomiendo enseñar modestia a niñas de 8 a 12 años es para que se haga antes de que se desarrollen sus cuerpos. Esto mantiene el mensaje claro: algunas prendas son malas. Su cuerpo no lo es. ¡Es muy, muy, muy bueno y una obra maestra maravillosa creada por Dios! Pasa mucho tiempo entre sus 8 a 12 años, ayudándola a aprender que su cuerpo es hermoso y preparándola para abrazar los cambios que vendrán!

2.) Mantenga la conversación centrada en la ropa, no en su cuerpo y use preguntas para empoderarla. Algunos de los mensajes dañinos se enfocan en palabras como “trasero”, “pechos” y “panza”. Estos no son algo de lo que avergonzarse, y son parte de la obra maestra que Dios ha tejido en tu hija. En su lugar enfoca tu conversación hacia la ropa. “Camisas” y “pantalones”, no partes del cuerpo.

3.) Use preguntas con el fin de empoderar y capacitar a su hija para tomar buenas decisiones. Recuerde, ella solo va a vivir esto si ha internalizado el proceso de toma de decisiones. Si solo pautas reglas y la obligas a cumplir, no has podido entrenarla. Déjame ver si puedo demostrar cómo puedes usar los puntos número 2 y 3 juntos …

“Esa camisa parece que no está del todo bien. ¿Qué crees que podría estar haciendo que parezca que no encaja?”

“¿Esos pantalones te dan suficiente espacio para moverte cómodamente o te restringen porque son demasiado pequeños?”

4.) Sea creativa, no legalista. Deseche las reglas duras y rápidas. “Trajes de baño de una sola pieza”. “Dos pulgadas por encima de la rodilla”. “Los pantalones cortos deben ir a la punta de los dedos de la mano”. ¡Estas reglas no funcionan! En primer lugar, el cuerpo de cada niña es diferente. Segundo, si has estado en uno de mis eventos en vivo, sabes que enseñamos las “Pruebas de modestia”. Estas son pruebas tontas que permiten a una niña pasar por el proceso de decidir por sí misma si su atuendo es modesto. Un ejemplo de nuestra prueba es el “Levántate y alabalo”. Te invitamos a que lo pruebes ahora. Levanta las manos en el aire como si estuvieras alabando a Dios durante un buen momento de adoración. Ahora, observa si tu vientre está expuesto. ¡Si es así, tal vez necesites una camisa un poco más larga!

5.) Dígale que estas son preferencias familiares, no las reglas de Dios. La modestia realmente no se trata mucho en la Biblia. Y cuando lo hace, no es muy específica en términos de lo que debemos y no debemos usar. Y dónde lo hace, no se habla mucho acerca de la ropa. Dios enfoca la conversación de la modestia en nuestros corazones, no en nuestros cuerpos o nuestras ropas. Asegúrese de decirle a su hija que la modestia se basa en un corazón que honre a Dios, pero no la confunda diciéndole que las pautas de modestia que usted elija (o las mías), son las reglas de Dios.

Al final del día, a veces la ropa se interpone cuando nos enfocamos en ella. Un mensaje de modestia saludable es realmente acerca de proteger el corazón de su hija y exponerlo completamente a la Palabra.