Featured image

“También tomó pan y le dio gracias a Dios; luego lo partió, lo dio a sus discípulos y les dijo:«Esto es mi cuerpo, que ahora es entregado en favor de ustedes. De ahora en adelante, celebren esta cena y acuérdense de mí cuando partan el pan.”
Lucas 22:19.

La Cena del Señor es cuando reservamos un momento especial para recordar la muerte de Jesús en la cruz comiendo pan y tomando jugo de uva o vino. Diferentes iglesias hacen esto de diferentes maneras, pero el significado es el mismo.

Jesús tuvo la primera cena o comunión del Señor, con sus doce discípulos la noche antes de que Judas entregara a Jesús a las personas que querían matarlo. Esa primera comunión fue parte de una cena de pascua. Así que volvamos al libro de Éxodo en el Antiguo Testamento y aprendamos qué es la Pascua.

[Éxodo 12] Cuando los israelitas eran retenidos como esclavos en Egipto, Dios usó a Moisés para liberarlos. Para que el Faraón dejara ir a la gente, Dios envió diferentes plagas sobre el pueblo egipcio. Demostró que el poder de Dios era mayor que el de Faraón y que Dios estaba hablando seriamente. La plaga final fue que cada hijo primogénito en Egipto moriría en una noche en particular. Si los israelitas esparcían la sangre de un cordero o una cabra en los postes de sus puertas, sus hijos primogénitos no serían heridos. El ángel de Dios atravesó la tierra de Egipto esa noche y cuando veía sangre en la entrada de la puerta, el ángel “pasaba de largo” esa casa y no mataba al primogénito. Así que ahí es donde obtenemos el nombre de Pascua.

Cada año después de eso, el pueblo judío celebraba la Pascua con una fiesta, que es lo que Jesús y los discípulos celebraban la noche en que Jesús les dio el pan y el vino y les dijo que comieran esas cosas “en memoria de Mí”.

Cuando Jesús fue crucificado, perdió mucha sangre. La Biblia dice que los pecados no pueden ser perdonados sin el derramamiento de sangre (Hebreos 9:22). Jesús quiere que recordemos su sangre cuando bebemos el jugo en la Cena del Señor. Cuando Jesús murió en la cruz por nuestros pecados, su cuerpo fue destruido por la corona de espinas, los clavos en sus manos y pies, y la lanza de un soldado. Comer el pan durante la Cena del Señor es un recordatorio de que el cuerpo de Jesús fue destruido por nosotros.

Momento para madre e hija: Hablen de la Cena del Señor como madre e hija. ¿Cómo sirve y comparte tu iglesia la Cena? ¿Te has parado a pensar realmente lo que simbolizan el pan y el jugo (vino)? Considera tomar la Cena del Señor en familia esta semana. ¡Agradece a Dios porque la sangre de Jesús te libera!