Featured image

No importa cuánto te haya visto tu hija imprimiendo cupones o buscando ropas en oferta, en algún lugar alrededor de la edad de doce años ella “simplemente morirá” si no puede gastar algo así como la mitad de la cantidad de dinero de la deuda nacional en un par de jeans. ¿Qué debe hacer una madre?

Yo no sabía que hacer. Mis niñas normalmente contentas se habían convertido en dos preadolescentes codiciosas de la moda a las que les hubiera gustado comprar hasta que yo me enfermara de exposición severa a las tarjetas de crédito. Como no nos gusta el crédito en nuestra casa y no lo usamos mucho, había que hacer algo. Le pregunté a una amiga que había iniciado la crianza unos años antes de mí y encontré la solución más sorprendente. Era tan simple que en mis muchos esfuerzos por resolver el problema no lo había pensado, pero literalmente redujo el presupuesto de mi ropa a la mitad y mis chicas obtuvieron tanto como querían … o más … cada temporada.

  • Primero, escriba lo que puede presupuestar para las compras de esta temporada, póngalo en un sobre y preséntelo a su hija
  • Segundo, ayúdala a establecer una lista de prioridades. Por ejemplo, si es hora de ir de compras para la escuela, es posible que desee un par de pantalones nuevos, tres bonitas camisetas, un par de zapatos nuevos y un abrigo. Este paso es realmente importante, o de lo contrario se podrá distraer con un vestido de fiesta que no necesitará … ¡nunca! Dígale que necesita encontrar las prioridades y comprarlas primero, y si queda dinero, puede conseguir ese lindo vestido.
  • Finalmente, dirígete al centro comercial y controla tu lengua mientras ella aprende las lecciones de administración de dinero en el gran camino de la vida. Espera que sea un poco difícil y dura al principio, pero puedo testificar que las tres chicas Gresh lloraron mucho menos después de que comenzamos a comprar de esta manera. A mis hijas les encantó la sensación de empoderamiento y casi instantáneamente se convirtieron en compradoras en las áreas de ofertas. Cambiaron a Hollister por Charlotte Russe. Rápidamente encontraron el estante de oferta en cada tienda. Fue su idea llevar la ropa de la temporada pasada a una tienda local de segunda mano para aumentar su poder adquisitivo.

Quizás lo más importante es que mis niñas aprendieron valiosas lecciones sobre cómo presupuestar y ahorrar, y nuestra relación ya no fue tensa al decir “no” a las cosas que nuestra familia no podía pagar. Permítanme decirlo de otra manera: esta fue una de las MEJORES cosas que hice por nuestras relaciones durante los años de la adolescencia de mis hijas.

Recientemente, traté de comprarle a una de ellas una chaqueta cara como un regalo para ir a la universidad. Ella se quedó sin aliento cuando miró la etiqueta de precio, “¡Mamá! ¡Podría haber conseguido cuatro chaquetas por ese precio!

¡Lección aprendida!