Featured image

Las niñas han estado gritando por los chicos en conciertos desde que Elvis  llegó al escenario. La única diferencia de hoy es que le gritan a Justin Bieber. La sensación que tienes ahora probablemente no es solo la corazonada de una madre, es el Espíritu de Dios que te habla acerca de lo que podría poner el corazón de tu hija en riesgo de romperse. Déjame mostrarte la magnitud del peligro antes de que hablemos sobre cómo hablarle a tu hija sobre la locura por los chicos.

Existe una conexión indiscutible entre la música que escuchan las preadolescentes, junto con la actividad sexual temprana en adolescentes. (¡Sí, dije PREADOLECENTES!) El cincuenta y cinco por ciento de los adolescentes que estuvieron expuestos a una gran cantidad de material sexual como preadolescentes tuvieron relaciones sexuales entre las edades de 14-16 en comparación con el 6% de los adolescentes que rara vez fueron expuestos a contenidos sexuales como preadolescentes. [ i] ¡Lee la última oración otra vez, mamá! 55% contra 6%. Eso no es un pequeño margen.

Aquí está la cuestión: el 55% no estaba necesariamente devorando la música y los medios categóricamente “malos”. Los escenarios más sensacionales no son lo que les roban la inocencia a nuestras niñas y les dan un boleto para el tren de locura por los chicos. Es el lento goteo de los programas de televisión en los que los que los niños se visten más maduramente que de su edad y salen en citas, nuestros niños se ven obligados a identificarse con personajes más maduros y mayores, y se espera que una niña le grite a un ícono del sexo masculino que sale al escenario.

Entonces, ¿cómo le hablas a tu hija sobre la locura por los niños? Aquí hay tres cosas para iniciar la conversación en la dirección correcta.

Ayúdala a entender que la locura por los chicos es antecedente a los medios de comunicación. (Y convertir a tu hija en una monja que nunca escuche música contemporánea, que no vea televisión y que no sepa quién es Justin Bieber no evitará que corra riesgos. Aunque a veces lo reduce). A veces nuestros niños piensan que las normas son nuevas. Esta ciertamente no lo es.  Explíquele que desde que había niños y niñas, ha habido un deseo de conocerse el uno al otro.

Dígale que no está sola y usted sabe por lo que está pasando. El hecho es que todas las mujeres han tenido cierta locura por los chicos en ella. Tú la tuviste. Tu mamá la tuvo. Tu abuela la tuvo. Tu tatarabuela la tuvo. Tal vez, dile algo tonto que hiciste cuando tenías su edad para demostrar lo loca que pudiste haber estado. (¿Escribiste tu nombre con “su” apellido? ¿Eras muy tímida con un niño en particular? ¡Vamos, mamá! cava profundamente) ¿Por qué? Porque si ella sabe que realmente entiendes, podría comenzar a abrirse a ti de una manera que no lo ha hecho antes. Conectarte con tu hija es una gran clave para reducir su riesgo de tener una vida sexual temprana.

Use la Palabra de Dios para ayudarla a entender el dolor y lo que lo calmará. Puedo rastrear este profundo anhelo de amor hasta el jardín del Edén. Y francamente, para entenderlo y arreglarlo, tienes que hacer lo mismo con tu hija. En Génesis 3:16, en el hebreo original Dios le dijo a Eva que ella ahora tendría un “deseo violento” por su esposo. (¿Se puede decir que loca por él?) La cosa es que solo una cosa arregla el pecado y sus consecuencias: Jesús y su profundo amor infalible. Mamá, no se puede hablar de locura de chicos sin hablar de locura por Dios como su verdadero reemplazo.

Este concepto está completamente descrito en mi libro para adolescentes y niñas en edad universitaria, Get Lost: Guía de una niña para encontrar el amor verdadero. Lo recomiendo para cualquier mamá que quiera que su hija esté loca por Dios, no por un chico. Incluso si estás pensando “No estoy preparada para enseñarle a mi hija a decir no al sexo o la locura por los chicos”, te dará una gran teología para iniciar tus conversaciones. A menos que tengas una comprensión profunda de la raíz bíblica de la locura por los chicos y la solución a través de Jesús, no puedes guiar a tu hija durante estos años difíciles.

“Lo que un hombre desea es amor inagotable, mejor ser pobre que mentiroso”.

Proverbios 19:22

[i] Victor Strasburger, M.D. “Clueless: ¿Por qué los pediatras subestiman la influencia de los medios de comunicación en niños y adolescentes?” Pediatría: Diario oficial de la Academia Americana de Pediatría, Volumen 117, Número 4, abril de 2006.