Cómo hablar con tu hija acerca de las relaciones amorosas

Relaciones

Recientemente trabajé con una madre que estaba angustiada porque su hijo estaba saliendo con una niña en la escuela secundaria. Primero le pregunté qué edad quería que su hijo tuviera antes que empezara a “salir” y ella dijo: “Dieciséis.”

Luego, le pregunté cuándo había hablado con su hijo sobre eso. Ella solo me miró,
desconcertada.

“Bueno, él sólo está en el séptimo grado, dijo. Todavía no es hora de hablar de eso.” Obviamente si era hora de hacerlo, le dije.

Las investigaciones muestran que a la edad de 11 años, el 30% de sus compañeros ya habrán tenido novio.
En algún momento tiene que decirles a sus hijos cuáles son sus estándares. En mi casa adoptamos el protocolo de citas de los LaHayes después de leer su libro, “Raising Sexually Pure Kids”. Decidimos dejar que nuestros adolescentes asistan a citas grupales para eventos especiales tan pronto como lleguen a la escuela secundaria. Eso significa que podrían ir
a un evento formal con chaperón, si quisieran, a la edad de 14 o 15 años. Nuestro hijo se aprovechó de esto. Nuestra hija no lo hizo. El primer chico la invito a salir escribiéndolo en un pedazo de papel y golpeándola con el papel en la cabeza. El segundo chico ya le había preguntado a su amiga, quien se había negado. Entonces, ella decidió vestirse de punta en punta con otras cinco chicas y tomar el transporte público para su primera reunión formal.

A nuestros adolescentes se les permitió tener citas individuales cuando tenían 16 años, siempre y cuando estuviéramos activamente involucrados en la planificación y ejecución de la noche. ¿Qué quiero decir con activamente involucrados? Bueno,
nuestras hijas siempre sabían que un chico que quería sacarlas a salir tenían que pasar por una entrevista con su padre. Punto. Si el chico parecía tener intenciones honorables y era alguien con quien nos sentimos cómodos, lo más probable es que les permitiéramos pasar una velada muy pública y planificada. Estábamos aprobando todo lo que hacían, y estaban en estrecho contacto con nosotros. Eso es lo que quiero decir con involucrados.

Finalmente, los desalentamos a no tener relaciones amorosas formales hasta que terminaran la escuela secundaria. Realmente queríamos que disfrutaran de sus años de escuela secundaria libres del drama que las relaciones tienden a traer, y no queríamos que su corazón se sintiera herido por relaciones excesivas.

No puedo sobreestimar la importancia de establecer y comunicar los estándares de citas de su familia cuando su hija es una preadolescente, aunque parezca difícil.

Tampoco puedo subestimar lo fácil que es. El corazón de mis hijos era tan inocente que era cómodo y natural discutirlo. Es fácil establecer sus estándares si lo hace antes de que se activen sus hormonas y que “todos los demás” tengan un novio. Si espera para tener esta conversación, puede que el trabajo sea mucho más duro.

Deja tu comentario aquí debajo, queremos escuchar tu opinión acerca de como manejas este tema con tus hijos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *