Hablemos sobre la Obediencia

Frutos del Espíritu

En un grupo de enfoque reciente, el 76% de las madres dijeron que sus hijas menores de edad luchan por obedecer a las autoridades, mientras que el 97% de esas hijas admitieron que luchan por obedecer. Prácticamente todas nuestras preadolescentes están luchando por valorar una actitud de respeto en medio de una cultura que las felicita por todo y les hace pensar que se merecen el mundo. No nos malinterpretes, creemos que ser una chica fuerte es increíble. Así que vamos a ver la historia de Abigail para aprender a ser tanto fuertes como humildes.

Lleve a su hija a abrir su Biblia en 1 Samuel 25 y lea los versículos 1-13, 18-20 y 23-28.

  1. ¡Jesús es el Rey de reyes y el Señor de señores! (Apocalipsis 19:16)
    Ahora, ¿qué tiene esto que ver con ser una hija del Rey? Bueno, todo, en serio! Jesus es el rey. No es solo un rey o uno de los muchos reyes, sino EL Rey. ¡Él es el gobernante número uno!
  1. Somos hijas de Dios. Él nos predestinó para la adopción. Ya que Jesús es el Rey de reyes, y nosotros somos Sus hijas adoptivas, eso nos hace princesas. (Romanos 8: 15-17 y Efesios 1: 4-5)
    Si has admitido que eres una pecadora, has creído que solo Jesús puede salvarte de tu pecado porque Él vivió una vida perfecta, murió en tu lugar para pagar la deuda por tu pecado y resucitó en el tercer día, y has confesado que Jesús es el Rey y que quieres estar en su familia, ¿adivina qué? ¡ERES una princesa, hija del Rey de la vida real! Sí, esto es increíble! ¡Eres una hija del rey! ¡Pero hay una trampa!
  2. No me pertenezco. (1 Corintios 6:19)
    ¡Recuerda que si eres hija del Rey, perteneces al Rey! Así que sí, eres una princesa, pero no eres la que esta sentada en el trono. Jesús es quien esta sentado allí y sometemos nuestras vidas a su autoridad. Y nos sometemos a la autoridad que Dios ha puesto sobre nosotras. Esto es difícil, pero si no podemos someternos a la autoridad sobre nuestras vidas, tampoco nos someteremos a Jesús. Jesús nos colocó en familias para que podamos aprender cómo vivir. Efesios 5:21, dice “sométanse unos a otros por reverencia a Cristo”. ¡Y Él sabe que esto es muy difícil, pero Él ha prometido ayudarnos con esto!

DESAFÍO PARA EL MES: esto no es fácil, PRACTICA vivir como si tu vida no fuera la tuya. Elige un espacio de tiempo en el que normalmente tengas la libertad de hacer lo que quieras (tal vez justo después de la escuela o cuando termines tu tarea). En lugar de usar ese tiempo para concentrarte en ti misma, utilízalo para satisfacer una necesidad de alguien en tu hogar. Aquí hay algunas opciones (o elige la tuya):

  1. Ofrece cocinar la cena una noche. Anima a tus padres a pasar el tiempo que habrían gastado cocinando y limpiando haciendo algo que les ayude a relajarse.
  2. Lleva a tu hermano o hermana menor afuera a jugar. Deje que elijan el juego y jueguen hasta que ambos estén agotados. Para obtener crédito adicional, permita que un amigo de tu hermano o hermana también se una.
  3. Pase 30 minutos en oración por alguien que lo necesite. No uses este tiempo de oración para hacer solicitudes por ti misma. Concentra tus esfuerzos en las necesidades de otra persona.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *