¿Cómo hablo con mi hija sobre DROGAS y ALCOHOL?

Alcohol y drogas

Es hora de que cuente una historia que no pensé que alguna vez compartiría públicamente. En el 2017 mi ciudad natal fue sacudida por la muerte de un estudiante de Penn State, que estaría vivo hoy si no fuera por el alcohol. Mi corazón se rompió por los padres mientras enfrentaron esa horrible realidad. Las vidas de los estudiantes que bebían con él, así como las de los que los presionaban a hacerlo, también cambiaron para siempre. Están enfrentando fuertes cargos legales que cambiarán la trayectoria de sus vidas. Conozco a los padres de algunos de esos chicos, los llevo cerca de mi corazón en esto. Ninguno de ellos esperaba estar en esta situación. Lamento que lo estén, y oro por ellos a menudo.

El informe del gran jurado decía que la conducta en una “atmósfera permisiva fomentada por el Consejo de Interfraternidad de la Universidad Estatal de Pennsylvania” llevó a la muerte de Piazza. Penn State se defiende diciendo que “tiene una de las políticas más agresivas de mala conducta estudiantil en el país y su política fuera de la escuela relacionada con la mala conducta sigue siendo la más vigorosa en la Big 10.” Las políticas solo son útiles si se hacen cumplir. Como padre de un graduado de Penn State, estoy agradecido por muchas cosas acerca de la universidad, pero descubrí que es lamentablemente suave en la aplicación de cualquier tipo de comportamiento responsable y legal para los estudiantes cuando se trata de alcohol. Aquí está mi historia y algunas cosas que debe saber sobre cómo preparar a tu hijo.

Mi historia no es trágica, pero es reveladora. El día que asistí al dia de orientación para padres y familiars, como madre de un estudiante de primer año entrante, me senté en una sesión de preguntas y respuestas con varios líderes del campus. Uno de los temas fue el alcohol. Un caballero en el escenario nos informó que aproximadamente el 80% del cuerpo estudiantil consumía alcohol. Y de ese 38% experimentó consecuencias académicas, como retrasarse en su trabajo escolar o faltar a clases. (Esta información es como la recuerdo, pero también se puede documentar en este reporte del 2004). Se señaló que la universidad requería que los estudiantes tomaran un curso en línea y realizaran una prueba para concientizar sobre las consecuencias del consumo de alcohol. No se dijo mucho más sobre esto. Los mensajes a menudo son víctimas de la interpretación, pero sentí que me estaban diciendo “así es como son las cosas, acéptalo.” Era un mensaje para concientizar, pero paraa mí, a este mensaje le faltaba comunicarme que se estaba haciendo mucho para evitar el abuso del alcohol.

Ya para este momento mi mamá oso estaba gruñendo. Levanté la mano y me llamaron para decir  mi pregunta: “Supongo que la mayoría de los estudiantes de pre-grado no tienen 21 años, lo que significa que es ilegal que tomen alcohol. ¿Qué se hace en el campus y en las casas de fraternidad para hacer cumplir esa ley?

¡La sala literalmente estalló de risa! Otros padres se burlaban de mi pregunta. La respuesta que obtuve del escenario fue profesional, pero también enmarcada por una actitud que traicionó cualquier intento de ocultar la opinión de que era ingenua. Eso no me detuvo, y de hecho solo me alentó a mantener la conversación en movimiento.

“Ok, déjeme preguntar esto de otra manera”, comencé. “Si alrededor del 20% del cuerpo estudiantil no está abusando del alcohol, ¿qué sabemos sobre ese porcentaje de la población? Tal vez podamos aprender de ellos para introducir las actividades correctas, los intereses y el pensamiento consecuente al otro 80%, la mayoría de los cuales beben ilegalmente. ¿Cuáles son los denominadores comunes en ese grupo que no abusa del alcohol?

“No hemos hecho esa investigación”, fue la respuesta que me dieron mientras se apresuraron a decir: “¿Alguien más tiene una pregunta?”

Sabía que durante los próximos cuatro años, las únicas personas que le hablarían a mi hijo sobre el alcohol de manera responsable seríamos mi esposo y yo. Mamá, esto debe ser aprendido en casa. Los mensajes del mundo, incluso en los lugares en los que aparentemente puedes confiar, no provienen de aquellos que se preocupan tanto como usted. Y lo que está en juego es demasiado alto para evitar tener esta conversación.

Entonces, ¿cómo le hablas a tu hija (y a tu hijo) sobre las drogas y el alcohol?

  1. Comenzar temprano. Nunca es demasiado pronto. Como he escrito y enseñado a menudo, la formación de valores se produce antes de que el niño cumpla 13 años, por lo que debes comenzar antes de lo que puedas sentirte cómodo. Si bien una estudiante de primaria puede no ser capaz de comprender los efectos secundarios de la heroína, puede comprender que fumar es peligroso y puede enfermar a las personas. Desde el momento en que su hija comienza el jardín de infantes, puede comenzar a tener conversaciones breves y no amenazantes sobre las drogas y el alcohol a medida que surgen las oportunidades. Use las oportunidades cotidianas para impulsar la conversación. Antes de que pueda imaginarse, su hijo estará en los años de alto riesgo de abuso de sustancias. ¿No me crees? La Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (2008) encontró que aproximadamente el 20% de los jóvenes de 13 años han probado el alcohol. A los 15, el 50% admite beber. ¿Graduarse en la escuela secundaria? Más del 75% de ellos han bebido. Para el octavo grado, 15% de los estudiantes han probado marihuana. ¿Estadísticas alarmantes? Sí, pero el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas ha descubierto que los adolescentes cuyos padres les hablan regularmente desde una edad temprana sobre los peligros de las drogas y el alcohol tienen un 42% menos de probabilidades de probarlos que aquellos cuyos padres no lo hacen. (¡Esos denominadores comunes son los que estaba buscando en el día de orientación para padres de Penn State! ¿Ves? No son tan difíciles de encontrar).
  2. Mantén una conversación continua. La conversación dramática, sentada, de una sola vez sobre las drogas y el alcohol no ha demostrado ser efectiva. No pienses que la asamblea de la escuela será suficiente tampoco. Tráelo a menudo. Las conversaciones informales, no amenazantes y no condenatorias a lo largo de su preadolescencia y adolescencia lo ayudarán a confiar en usted como un experto y persona confiable en lo que respecta a sus preguntas sobre las drogas y el alcohol. Aunque pocos niños motivarán las conversaciones, usted puede hacerlo. Al ver las noticias juntos, puedes comenzar una conversación relevante basada en un evento actual. Noticias como la de Penn State es una buena oportunidad para discutirlo. Haga preguntas como, “¿Qué piensas de esta situación?” O “¿Qué hubieras hecho si hubieras estado allí?” Y aunque espero que tu hijo nunca vea la serie actual de 13 Reasons Why, la conversación que lo rodea es una oportunidad para hablar sobre las drogas y el alcohol con ellos. Más preguntas: “¿Qué papel jugó el alcohol en las violaciones y el suicidio en esta serie?” “¿Cómo podría una sola persona sobria haber detenido la primera violación?” “¿Qué persona?”
  3. Aprendan juntos utilizando fuentes fácilmente disponibles. Humildemente ofrezca aprender con su hijo o hija. Revise la información de “Above the Influence” juntos. Estudia lo que dice la Biblia sobre el alcohol y aclara las preferencias de tu familia. De familia a familia, encontrará diferentes preferencias sobre el alcohol. Una familia tiene fuertes preferencias bíblicas para abstenerse, mientras que otra usa textos bíblicos para defender su libertad de beber de manera responsable. Pero hay dos cosas sobre las que no podemos discutir. Primero, la Biblia dice claramente que no debemos estar borrachos. (Efesios 5:18), por lo tanto, incluso si defiende el uso del alcohol, debe conocer su límite. En segundo lugar, la Biblia dice claramente que estamos sujetos a las autoridades gubernamentales. Es decir, debemos obedecer la ley. Es ilegal que una persona menor de 21 años beba en los Estados Unidos de América, por lo que se toma la decisión de alguien menor de edad.
  4. Ofrezca incentivos creativos para cumplir con la ley y las preferencias de su familia. Siempre he sido un el tipo de mamá que le gusta recompensar. ¿Recompensaría a mi niño pequeño que se entrena para ir al baño con Skittles después de un gran … .uhm … “punto”? ¡Claro que si! Mantuve una jarra entera allí en la parte trasera del baño. (Gracias, Skittles!) Aunque Bob y yo nunca ofrecimos incentivos para abstenerlos de las drogas y el alcohol, aquí hay algunos muy buenos que he escuchado de los padres en los últimos años.a) ¡Un coche nuevo! Una familia que conozco compra a sus hijos un automóvil para su cumpleaños de 21, solo si se han abstenido de tomar alcohol y drogas. En ese momento, muchos de los peores riesgos han terminado. Los niños tienen mejores cerebros para su 21º cumpleaños, la misma razón por la cual existe un límite de edad legal y defendible, y exhibirán un mejor autocontrol si deciden comenzar a beber.b) Un trago con mamá! Otra familia que conozco establece una fecha en el calendario para tomar un trago de cerveza o probar el vino en el cumpleaños número 21 de su hijo.

    c) ¡Unas buenas vacaciones! Algunas personas argumentan que los incentivos para los adolescentes o estudiantes universitarios que no beben no tienen sentido. Argumentan que no debe “comprar” esto con cosas materiales. Bien, ¿qué tal pasar tiempo con ellos de una manera realmente increíble? Un viaje de excursión de bajo costo o unas vacaciones elaboradas a su lugar de sueños podría ser una forma de depositar en sus almas por esta sabia elección.

Al igual que con todos los temas incómodos, los riesgos son altos. Así que abraza la incomodidad ahora. Hablar con tu hijo de 11 años sobre no jugar juegos de alcohol cuando está en la escuela secundaria y la universidad es mucho menos doloroso que limpiar las consecuencias de algo que podría suceder en una casa de fraternidad.

“Por tanto, ceñid vuestro entendimiento para la acción; sed sobrios en espíritu, poned vuestra esperanza completamente en la gracia que se os traerá en la revelación de Jesucristo.”
1 Pedro 1:13

1 thought on “¿Cómo hablo con mi hija sobre DROGAS y ALCOHOL?

  • Me parece muy importante la claridad de este artículo y las sugerencias que propone.
    Entiendo que los padres debemos estar abiertos a acompañar en el justo tiempo a los hijos en ciertas experiencias y no símplemente cerrarnos a decir no.
    Gracias por las sugerencias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *