Devocionales para madres día 3 • [Orando por bendición sobre el genero tu hijo]

Oración

Por Dannah Gresh, Creadora de Chicas en Pura Libertad

Lee: Romanos 1:18-32 

“y Dios dijo: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza…Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó.” (Génesis 1:26-27)

El otro día estaba jugando con mi cuenta de Facebook y me sorprendió descubrir cincuenta y seis opciones de género. Incluyen “transgénero” (para aquellos que sienten que su género es diferente de lo que sugieren sus órganos sexuales) “fluido de género” (en caso de que les guste ir en ambos sentidos) “masculino a femenino / mtf” (lo que significa que es un cambio de sexo en proceso), y puedes agregar una sugerencia si no puedes encontrar uno de los cincuenta y seis que se ajustan a tus preferencias. Por favor, no escribas en Facebook y te quejas. Mi punto no es que nosotros boicoteemos a nadie, sino que tomes conciencia de que tu hijo está creciendo en un mundo que no abraza los roles de hombre y mujer. Y habrá mucha presión para él o ella para abrazar la tolerancia de todas las preferencias de género. A menos que, por supuesto, tu preferencia sea aferrarte a los roles creados por Dios: masculino y femenino. Esto debe estar bañado en oración, mamá.

Lee Génesis 1:26-27 otra vez.

“y Dios dijo: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza…Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó.”

Hay tantas cualidades de Dios que la humanidad posee. ¿Por qué Dios no menciona los rasgos de ser inteligente o adorador o creativo cuando dice que fuimos creados a su imagen? ¿Por qué no elogia nuestro dominio del idioma o nuestra capacidad para componer sonetos? Aparentemente, estas no son las cosas que nos hacen más como una representación de Dios. Es nuestra masculinidad y nuestra feminidad lo que nos hace como Él. Esto coloca a la humanidad y la sexualidad auténticas en el contexto de la diferenciación masculina y femenina. Nuestra capacidad de parecernos a Él nos obliga a aceptar esas diferencias, no a borrarlas.

El libro de Romanos nos enseña mucho sobre este tema. Ignorar las definiciones de Dios para la masculinidad y la feminidad es una oposición rebelde a glorificarlo y un intento de ocultar quién El es y de quién somos.

El pastor John Piper lo dice de la siguiente manera:

La naturaleza divina de Dios se revela en el universo físico y material. Tanto es así que el versículo 20 dice: “Así que no tienen excusa” cuando “cambian la gloria de Dios por la gloria de la criatura” (versículo 23), o cuando “intercambian la verdad acerca de Dios por una mentira y adoran y sirven a la criatura en lugar del Creador “(versículo 25).

Pablo está diciendo que el universo material y físico revela la verdadera naturaleza de Dios y Su diseño para que los humanos lo adoren.

Luego Pablo dibuja el paralelo con la sexualidad humana. Así como la naturaleza física revela la verdad acerca de Dios, la naturaleza física revela la verdad sobre la identidad sexual. No se nos deja a nuestras preferencias el a quién debemos adorar, y quiénes somos sexualmente. Ambas cosas están dictadas por la revelación de Dios en la naturaleza.

El paralelo que está haciendo Pablo es este: por un lado, la cosmología está diseñada por Dios para revelar la verdad sobre la identidad de Dios (como poderosa y divina); por otro lado, la biología (anatomía) está diseñada por Dios para revelar la verdad sobre nuestra identidad (como hombre y mujer). Esta verdad es tan clara, dice Pablo, que “no tenemos excusa” si no la vemos ni estamos de acuerdo con ella.


En Romanos, el apóstol Pablo también nos pide que rindamos nuestros propios planes para nuestros cuerpos, y que los hagamos diarios sacrificios vivos con el propósito de glorificar a Dios. Esto incluye cómo trabajamos, vivimos, damos, gastamos e incluso con quién tenemos relaciones sexuales, sin importar cual “preferencia sexual” pueda estarnos tentando. Esos versículos dicen:

Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.” (Romanos 12: 1,2)

¿Por qué Dios te hizo una mujer?

Porque fuiste creada para contribuir al propósito de la humanidad de glorificar y disfrutar a Dios, y Dios eligió que lo hicieras como mujer. Tu iluminas quién es Dios cuando adoptas el rol de la feminidad porque es en las distinciones masculinas y femeninas que somos la imagen de Dios. Habrá momentos en que esto sea un sacrificio para ti. Y habrá momentos en que también será un sacrificio para tu hijo(a).

¿Te darás de ti misma (como lo hizo Cristo), renovarás tu mente y te convertirás en una mujer de Dios con discernimiento para que tu cuerpo sea un hermoso sacrificio vivo? ¿Les enseñarás a tus hijos a hacer lo mismo en este mundo desafiante?

Oración por nuestros hijos basada en Romanos 1: 18-32; 12: 1-2:

Señor, te presento a mis hijos, (inserte los nombres), y te pido que protejas su masculinidad y feminidad. Creo que la masculinidad y la feminidad reflejan quien eres. Ayúdame a mí y a mis hijos a sacrificar nuestras vidas como sacrificios vivos que te glorifiquen en todo. En el nombre de Jesús, Amén.

¡Otra manera de conectarte con tu hija es participando en uno de nuestros eventos para madres e hijas! El tour de Chicas en Pura Libertad cuenta con un divertido desfile de moda que trata acerca de la modestia y la verdadera belleza, también el evento cuenta con profundas enseñanzas bíblicas y alabanza en vivo con Arisa Vargas. Todo diseñado estratégicamente para ayudar a tu hija a abrazar la verdadera belleza y la modestia en un mundo que la bombardea con mentiras.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *